Ruta de Renáta Rudišinová


Ver mapa más grande

[ver esta ruta en eslovaco]

A – Ruta cultural

Cerca de la concurrida de la concurrida Plaza América encontramos un sitio muy relajante perfecto para empezar el día y respirar el aire fresco del Parque de Castrelos. Entramos por una de las entradas y disfrutamos del ambiente que ofrece el parque subiendo hacía el Museo Municipal “Quiñones de León”. En este pazo tradicional gallego podemos conocer la historia, arte y cultura de Vigo, la entrada es gratuita. Después de la visita, damos un paseo por su jardín francés lleno de flores cuya belleza nos cautivará. Es un lugar perfecto para relajarse, leer un buen libro o sólo escuchar los pájaros.

Imagen2 Imagen1A la hora de comer, volvemos al casco viejo, el corazón de la ciudad que en sus orígenes era un pueblo pesquero. Damos un paseo por la calle Real, vemos la Concatedral “La Colegiata” en la calle Palma, pasamos por la calle Oliva, en la calle de los Cestos podemos comprar unos productos tradicionales y al final subimos a la Plaza de la Constitución. La zona está repleta de sitios maravillosos para comer buen marisco o pescado fresco, en forma de menú o tapas.  Los más atrevidos y experimentadores pueden probar las ostras en el Mercado de Piedra, comida típica de la ría.

Imagen3 Imagen4

Después de una comida sana y rica, bajamos al puerto. Si tenemos suerte, podemos saludar a un crucero saliendo, que en verano llegan frecuentemente y con ellos a bordo turistas para pasar en Vigo un día genial. En el paseo marítimo se nos abre la vista a la ría y durante el camino podemos ver algunos pescadores por el muelle. En esta zona encontramos la estatua de Julio Verne que menciona la bahía de Vigo en su libro “Veinte mil leguas de viaje submarino” y habla sobre un tesoro escondido cerca del Puente de Rande.

Imagen6 Imagen5 
Subimos por la calle Colón hacia la farola, sitio de encuentro de muchos vigueses. En esta zona podemos aprovechar el tiempo y pasar por la multitud de tiendas en las calles Urzáiz y Príncipe. Llegamos hasta la Puerta del Sol, donde domina la estatua del Sireno – mitad hombre, mitad pez, que dirige su mirada hacia el mar.Fue construida por el escultor gallego Francisco Leiro en el año 1999.

Imagen8 Imagen7

No muy lejos de la Puerta del Sol está el Paseo de Alfonso XXII que nos ofrece las vistas al puerto y a las Islas Cíes. Encontramos ahí el olivo, símbolo de Vigo. A su lado está en harmonía otra estatua emblemática, “A Fada e o dragón”, una ninfa montando dragón. Hecha por Xaime Quessada, está dedicada a los escritores, poetas y artistas gallegos como es Martín Códax. Pasamos por la fortaleza de San Sebastián del siglo XVII. Desde ahí subimos al mirador más famoso de Vigo.

Imagen9 Imagen10

El monte del Castro se encuentra en el medio de la ciudad, con fácil acceso y vistas maravillosas. Subimos antes de la puesta de sol para disfrutarla aún más. Subiendo pasamos por un poblado castreño hasta que llegamos a la fortaleza del siglo XVII con un parque dentro de sus murallas. La vista se extiende desde el fondo de la ría, el Puente de Rande y la Guía hasta las Islas Cíes.

Imagen11 Imagen12

Bajamos otra vez a la zona de Urzáiz, donde tomamos un buen vino de la zona, Albariño, acompañado de tapas. La comida gallega se basa en los productos del mar. Hay muchos tipos de pescado como gallo, lubina, merluza o rape y mariscos como almejas, berberechos, navajas, nécoras o exquisito percebe. El plato más apreciado es el “pulpo á feira”, que se sirve con pimentón picante, aceite de oliva y un cacho de pan o pulpo hecho a la plancha. La empanada es otra delicia gallega. Se hace de bonito, choco, pulpo, carne y mucho más. Si no estáis seguros que tapas os gusta, podéis visitar bares donde con las bebidas vienen tapas gratuitas. Los más visitados son el Imperial en la calle Colombia, el Bar Brasil en la calle Brasil y el Orensano en la calle Zamora.

 

B- Ruta de Ocio


Imagen2 Imagen1
Para pasar un día en la naturaleza y descansar de la vida ajetreada nos movemos a otra parte de la ciudad. Empezamos la ruta de ocio al principio de Gran Vía al lado del Monumento al Trabajo del escultor Ramón Conde– Los marineros y pescadores sacando la red. Subimos por Gran Vía hasta la Plaza de España en la que destaca otro símbolo de la ciudad hecho por Juan José Oliveira, monumento a los caballos salvajes, que vivían en el monte Castro, que alcanza unos 18 metros.

Imagen4 Imagen3

Nos dirigimos hacia la Avenida de Madrid hasta que lleguemos al principio del paseo del río Lagares. Este tramo podemos pasar en autobús y bajar cerca de la estación de los autobuses.El paseo fluvial tranquilo tiene casi 8km, pasa por Castrelos y nos lleva hasta la playa de Samil que tiene la bandera azul que significa que la playa cumple los requisitos más altos y es de la mejor calidad. Lo mejor es preparar o comprar en una panadería del centro  un bocadillo y disfrutarlo sentado en la playa con vistas a las Islas Cíes.

Imagen5 Imagen6Este camino lo podemos hacer también en bicicleta. Incluso es posible alquilar una eléctrica en el centro de Vigo, reservándola en salgalicia.com, disfrutar el viaje y descansar a la vez. Si preferís la playa al bosque, podéis pasar todo el día en las Islas Cíes, el parque natural. Los barcos salen del puerto varias veces al día. En verano podéis llegar en un velero histórico. Las islas son un paraíso por su agua cristalina, playas blanquísimas y la riqueza de naturaleza. En el año 2010 la Playa de Rodas fue reconocida como la mejor playa del mundo. Si tenéis más tiempo, es posible hacer acampada en las islas y alquilar todo lo necesario ahí. Sin duda, es una experiencia inolvidable.

Imagen8 Imagen7

La ciudad toma protagonismo en el videoclip de un grupo vigués Eladio y los Seres

Queridos donde se convierte en una maqueta. Nos ofrece las vistas de los sitios más emblemáticos y rincones a vista de pájaro.

http://www.youtube.com/watch?v=Z51joi4TzR8

 

C – Ruta nocturna

Estáis en el sitio correcto para salir de marcha y divertiros a tope. La noche perfecta empieza con una cena en el casco viejo, podemos elegir uno de los muchos restaurantes que hay en la calle Palma con vistas a la Concatedral.

No podemos salir de la zona sin tomar un chupito de los licores típicos: licor café intenso, crema de orujo suave o licor de hierbas saludable. Si preferís tomar vino, tenéis que probar un porrón que es un tipo de botijo para beber vino a chorro y de altura grande en la calle Real.

Los fans de música en vivo tienen variedad de sitios donde escucharla. Los sitios con más fama se encuentran en la zona de Churruca: La Fábrica de Chocolate, La Iguana, El Ensanche, Cabiria y muchos más. Solo hay que elegir el estilo y ¡a disfrutarlo!

Imagen10 Imagen9
Después de un concierto nos queda tiempo para ir a tomar unas copas en la zona del Arenal y bailar hasta el amanecer. Si aún no tenéis ganas de dormir, la fiesta sigue en la zona de Bouzas donde algunas discotecas cierran más tarde. Solo hay que seguir a la gente y la fiesta termina cuando vosotros decidís. Si estáis despiertos en el amanecer, lo habitual es desayunar churros con chocolate antes de ir a cama.