Ruta de Magdalena Piątkowska


Ver mapa más grande

[ver esta ruta en polaco]

A – Un paseo por la ciudad

 

Imagen1El Puerto de Vigo es uno de los mejores puertos naturales del mundo y uno de los más importantes; aquí es donde empieza nuestro recorrido.

Bajando la Calle Colón (A) llegamos hasta la Calle Montero Ríos (B) y giramos a la izquierda. Paso a paso recorremos el paseo marítimo respirando aire fresco y cogiendo fuerzas para el día entero. Prestad atención a una escultura de un señor mayor sentado en un pulpo (la versión oficial dice que son tentáculos de un monstruo marino o calamar gigante, pero a mí los vigueses siempre me decían que es un pulpo – tiene que ser por su amor a este animal marino que aconsejo probar, ¡es delicioso!). Se trata de un homenaje a Julio Verne que le realizó la ciudad de Vigo en el centenario de su muerte por su mención a esta ciudad en su libro “20.000 leguas de viaje submarino”. Siguiendo nuestro camino, a la izquierda, se encuentra el mercado de A Pedra ofreciendo ropa, souvenirs y mucho más. Justo al lado del mercado podemos degustar las ostras que se sirven a pié de calle. Para los amantes de experiencias gastronómicas es una visita imprescindible. Continuando el paseo pasamos el centro comercial A Laxe y llegamos hasta la Estación Marítima (C). Dentro de la misma, a la derecha subiendo las escaleras, hay una cafetería para saborear un café con preciosas vistas al mar.

El Caso Viejo
Imagen2Tras un corto descanso retomamos nuestro camino. Objetivo: el barrio histórico, A Cidade Vella, en cuyas calles se vivieron las batallas de la reconquista de la que os hablaré más tarde. El punto de partida: A Pedra (A). Subiendo la calle Pescadería (B) llegamos a la Colegiata de Santa María (C) que alberga la imagen del Cristo de la Victoria, al que se atribuye popularmente el triunfo sobre las tropas francesas en 1809. Ha sido erigida sobre los restos de una iglesia gótica incendiada por el famoso pirata Drake. Creo que no hace falta presentaros a este señor, al fin y al cabo es el pirata más famoso de la historia. Sin adentrarme en detalles os explicaré qué tiene que ver Francis Drake con Vigo. Pues la noche del 29 de junio de 1589 siete mil hombres se disponían a desembarcar para arrasar la localidad menos protegida de la costa gallega – Vigo. Pero los vigueses acudieron a la defensa de su pueblo con tal bravura que obligaron a los ingleses a subir a bordo y zarpar en dirección a las Islas Canarias. Valentía que merece admiración.

Pasamos por Rúa dos Cesteiros, donde aún quedan talleres de artesanos y nos dirigimos hacia la Praza da Constitución (D), donde está el antiguo ayuntamiento, hoy sede de la Casa Galega da Cultura.

El siguiente punto de interés es la Praza da Princesa (E), donde antiguamente se celebraba el mercado del pescado. La fuente, llamada Angelote, conmemora la Reconquista de Vigo, cuando en 1809 se expulsó a las tropas napoleónicas, convirtiéndose en la primera ciudad española en sublevarse contra el invasor. La valentía del pueblo fue recompensada con el título de ciudad, y desde entonces cada 28 de marzo se celebra la Festa da Reconquista que, si coincidís en fechas, tenéis que vivir.

Imagen3No cabe ninguna duda que llamó vuestra atención este monumento tan raro en frente de la plaza. Éste es el Sireno, escultura que representa la unión de los vigueses con el mar a través de un híbrido de hombre y pez, uno de los símbolos más conocidos de la ciudad.

¿Alguien necesita un segundo café? Tanto la Praza da Constitución como la de la Princesa están repletas de cafeterías con terrazas para sentarse y disfrutar del sol. Personalmente, tengo 2 cafeterías favoritas, una al lado de otra, y que ofrecen  buen café siempre acompañado de un pequeño pastel: Coisas Doces y Dona. ¡A elegir!

Imagen4Bueno, tras recuperar fuerzas pasamos por la calle Príncipe, la calle principal de compras. Al final, a la derecha, se sitúa el MARCO, el Museo de Arte Contemporáneo de Vigo, un edificio que fue cárcel y juzgado y que ahora alberga las propuestas culturales más modernas. El museo es gratuito por lo que vale la pena echar un vistazo.

Aquí terminamos esta parte. A modo informativo os mencionaré esta gran farola al final de la calle. La diseñó Jenaro de la Fuente en 1932 y es uno de los puntos de encuentro habituales de los vigueses (yo diría que el principal: ¿Dónde quedamos? ¡En la farola!.

Bueno, seguimos subiendo (seguro ya os habéis dado cuenta de que Vigo es así: o subes o bajas hasta llegar al monumento al trabajo situado en el comienzo de la Gran Vía. Está formado por siete marineros tirando de una red que sale de un mar representado por un estanque. Con esta enorme escultura de 8 metros de largo se pretende rendir homenaje al duro trabajo de los marineros y pescadores cuando salen al mar.

Monte de O Castro

Imagen5El monte de O Castro se eleva tan solo unos 80 m sobre el nivel del mar. Hace poco más de un siglo el monte estaba prácticamente pelado y la gente lo llamaba el Monte Terroso.

El paseo comienza en la Plaza de España con su monumento a los caballos (A) que es un homenaje a los caballos salvajes que poblaban en el pasado el monte del Castro y a los que aún hoy se puede ver en los alrededores de los montes de Vigo (a veces, sobre todo en primavera, se los puede ver por ejemplo en el CUVI. Son una verdadera atracción para todos los estudiantes extranjeros).

Por la Calle Manuel Olivié llegamos hasta el parque do Castro. Subimos hacia la cima hasta llegar a los pies de la fortaleza del siglo XVI (B) que formaba parte del sistema defensivo de la ciudad, junto con las murallas. Se podría decir que la fecha más importante en la historia de la fortaleza es el 28 de marzo de 1809 cuando los vigueses, tras una dura y heroica batalla, reconquistaron el castillo de O Castro obligando a las tropas napoleónicas a rendirse. La villa desde entonces pasa a tener el título de “Fiel, Leal y Valerosa”. Se dice que desde la fortaleza partían varios túneles que comunicaban distintos puntos de la ciudad donde según se cuenta se ejecutaba gente durante la Guerra Civil Española.

Las murallas hoy en día son el mejor mirador de Vigo y la ría y acogen un jardín salpicado de esculturas.

Imagen6Otro mirador en el que vale la pena parar un momento es el Monumento a los Galeones de Rande: tres anclas y varios cañones recuperados del fondo de la ría (C). Son algunos de los restos de la batalla de Rande que en 1702 hundió buena parte de la flota española que llegaba de América cargada de oro y plata. Desde el monumento a la batalla de Rande nos dirigimos hacia la izquierda hasta encontrarnos con los restos arqueológicos de los primeros habitantes de Vigo: viviendas circulares de piedra de un poblado castreño del siglo II antes de Cristo que da nombre al monte (D). Los primeros restos fueron descubiertos en 1926, pero se encontraron casi abandonados hasta el año 2010.

Horario del museo de poblado castreño:

Invierno (octubre-abril) de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 18:00.

Verano (mayo-septiembre) de 10:00 a 13:00 y de 17:00 a 20:00

Tras un paseo tan largo seguro que os bailan las tripas. Entonces, ¡a comer!

B – La mejor gastronomía

Imagen7La cocina gallega. Los que quieran probar la comida típica gallega deben volver al mercado de A Pedra y probar ostras (¡ñam!) o sentarse en algún restaurante cercano. De gran popularidad entre los mismos vigueses goza el restaurante Rías Baixas (Calle República Argentina, 21).

Os haré una pregunta: ¿sabéis qué elegir? O al sentarse en la mesa de un restaurante y coger el menú os pasa lo mismo que a mí: ¿qué como? y ¿pero qué es eso? Para que no os sintáis tan perdidos al final de esta ruta encontraréis unas pistas en cuanto a los platos más recomendables.

Los que por algunas razones prefieran evitar marisco y quieran elegir algo más simple pueden optar por un buen bocadillo. Y los mejores bocadillos (en mi modesta opinión) los ofrece la bocatería L´Esquina (R/ Carral, 4), justo a unos metros del Sireno.

Por último, puedo proponer comida italiana, es decir: ¡pizza! Y para mí la mejor pizza de Vigo, y hecha a la piedra, la ofrece La Napolitana con sus locales en la calle Ángel Llanos, 12 y, algo más cerca del centro, en el Centro Comercial A Laxe (2ª Planta, Local 5).

Después de una buena comida: un postre aún mejor. Si no habéis elegido el menú del día con postre, os recomiendo probar la tarta de Santiago o tomar unos buenos helados. Aquí sin duda alguna, nos dirigimos a La Napolitana y probamos sus helados artesanos. O un yogurt helado, sano y sabroso, en Smöoy (C/ Rosalia de Castro, 12).

Lo mejor de la cocina gallega

Imagen8Para que no os sintáis demasiado perdidos a la hora de comer, o por lo menos para que sepáis entre qué elegir, os presento un rápido resumen de las estrellas culinarias gallegas.

  1. PULPO A LA GALLEGA (“Á FEIRA”) – se sirve con aceite de oliva, pimentón picante y patatas cocidas o pan. ¡Para chuparse los dedos!
  2. LACÓN CON GRELOS – tal y como indica su nombre se compone de lacón, grelos y patatas. Todo cocido.
  3. PERCEBES – son el tesoro del mar gallego. Hay que degustarlos cocidos y con sal. Un entrante perfecto.
  4. EMPANADA – en cada zona de Galicia se hace una diferente, con harinas y rellenos distintos aunque las más típicas son las de atún o bacalao (¡esta sí que me la como entera!). Siempre podéis pedir un trozo de empanada como tapa para una caña.
  5. PIMIENTOS DE PADRÓN – los trajeron unos monjes desde América este producto que se ha convertido en uno de los símbolos de la Comunidad, se comen cubiertos de sal. El dicho popular dice que «uns pican e outros non», así que ¡con cuidado por favor! (os revelaré el secreto: pica uno de cada cien. ¡Pero shhh!)
  6. COCIDO GALLEGO – Los ingredientes básicos del cocido gallego son todos los procedentes de las matanzas del cerdo. Lacón cocido y chorizo que se acompañan con garbanzos, naviza, jarrete de ternera y pezuña de cerdo. Es un plato tradicional alrededor del cual muchas familias se sientan a la mesa.
  7. CASTAÑAS – Nº 1 de otoño. Las podéis comprar por la calle en cucuruchos de periódico para picar mientras dais la vuelta por Príncipe o Casco Viejo. Para mí, es la cena del día a día durante mucho tiempo.

TARTA DE SANTIAGO – tranquilos, no me olvidé de los postres, soy demasiado golosa. Los orígenes de la tarta de Santiago no se conocen, sin embargo hoy en día se  puede comprar en casi todas las pastelerías de las poblaciones y zonas por las que pasa el Camino de Santiago, desde Roncesvalles o Jaca hasta Santiago de Compostela. Se elabora con almendras pulverizadas, mezcladas con huevo y azúcar a partes igualeas.

Bueno, estas son las experiencias gastronómicas obligatorias durante vuestra estancia en Vigo. ¿Demasiado? No. En Galicia se come hasta reventar.

Aprovechando que estamos con los temas culinarios, os contaré algo. ¿Sabéis que es la vergüenza de un gallego? Cuando los gallegos se sientan a la mesa siempre queda en el plato la última tajada. ¿Por qué? Los gallegos dicen que es un acto de cortesía dejándola para la persona que se sienta con más hambre. ¿Es cierto? Bueno, en realidad nadie lo sabe, pero teniendo en cuenta el pasado podemos darlo por verídico. ¿De dónde viene la costumbre? Bueno, cuando uno quería hospedar bien a sus invitados y que no se fueran con hambre,  ponía más comida de lo que realmente se podía comer. No obstante, había casas donde las familias no podían permitirse tal dispendio y por eso los invitados evitaban hacer sentir mal al anfitrión y, aún quedando con hambre, debían hacerle ver que ya estaban saciados. ¡Qué bien educados son los gallegos!

Cosa curiosa… Esta costumbre me recuerda a una costumbre de la nobleza polaca de los siglos XVI hasta el XVIII: “zastaw się, a postaw się”. Este dicho refleja la hospitalidad de la nobleza que creía que a los huéspedes había que recibirles generosamente incluso si esto significa la necesidad de empeñar sus bienes. ¿A vosotros ambas costumbres no os parecen algo similares? Casi podría sospechar que este dicho nació en la Galicia Polaca[1]



[1] nombre de una región de Europa Central comprendida entre el norte de los Cárpatos, al este de la Pequeña Polonia y al norte y noroeste de Transilvania y Moldavia (Rumania).

C -Rincones para el tiempo de Ocio

 Samil

Imagen9Ahora toca bajar la comida. Creo que para eso, y terminar bien la tarde, un paseo por la playa de Samil es buena idea. Para ello ya es imprescindible (o casi) el autobús. Lo podéis coger en la parada en frente del Sireno cogiendo o bien C3 o C15C.

Noche en Vigo

Imagen10Vigo no duerme. Aquí, como en toda España, por la noche salen casi todos,  bien para disfrutar de una buena caña acompañada de unas tapas o bien a cenar y a bailar. Así que después de dar un paseo y/o tomar algo de sol en la playa, volved al hotel a descansar un rato (¡pero no demasiado!), tomad una ducha y cambiaos la ropa. Misión: diversión.

Si después de todo el día aún queréis seguir conmigo iremos a donde yo diga. Así que empezamos por Imperial (Calle Colombia, 24), para mí la mejor tapería de Vigo, al lado del Bar Brasil (Calle Brasil, 64) por el que también pasaremos. Y creedme, ¡las tapas no faltarán! En Imperial sirven la mejor sangría que he probado jamás. Y si estáis unos cuantos para probarla, coged mejor la jarra entera. ¿Verdad que es deliciosa? Estando en Vigo hay que probar la estrella de las cervezas – La Estrella Galicia (“¡extremadamente buena!”). Ésta la podemos tomar en Brasil picando un poco más. Y si alguien cree que las tapas no son suficientes para él, siempre puede pedir una ración de algo. La cocina que ofrecen ambos locales es deliciosas.

¿Llenos? ¡Pues seguimos que la noche aún es joven!  Las discotecas no se llenarán antes de las 3 de madrugada así que iremos de un sitio a otro. Para los que prefieren sitios más tranquilos les recomiendo el Bar Cabiria (Alfonso XIII, 32). Es espacioso y ofrece muy buenos cocktails. La especialidad de casa: Daiquiri. ¡No os lo perdáis!

A los demás les invito a O Ovo (Calle Real, 35) y El Porrón (Calle Real, 37 – 47). El primer sitio ofrece una impresionante carta de chupitos. El segundo, bueno si no sabéis que es un porrón, ya veréis. ¡Y hay que beber directamente de él! El reto es no mancharse.

A modo informativo me gustaría mencionaros un lugar bastante interesante: 20th Century Rock (Calle de Areal, 18). Lo que atrae mucho es la decoración: miles de objetos emblemáticos de la cultura americana llenando todos los espacios a la vista. Es muy original, y cuenta hasta con un vagón de tren, dentro del cual hay varias mesitas donde sentarse a tomar algo.

Para bailar podéis elegir una de muchas discotecas de Churruca o Areal que es otra zona muy popular para salir por la noche.

¡Divertíos y hasta mañana!

Imagen11Ha llegado el momento de la despedida, nuestros caminos se separan. Espero que hayáis disfrutado de vuestra estancia en Vigo y, a pesar de que no es una ciudad con los monumentos más importantes de España y puede parecer algo trise y gris, no os dejéis guiar por las apariencias, ya que tiene mucho que ofrecer. En un solo día, la verdad, no podréis verlo todo y aunque, como mencioné, no andaréis de monumento en monumento ni de museo en museo, más bien de un mirador a otro, quedan cosas por ver. Así que os dejo unas pistas para seguir disfrutando de la estancia en Vigo.

Vigozoo

Es el único parque zoológico que existe en Galicia. Aunque, comparando con otros jardines zoológicos puede parecer pequeño, es una buena idea para pasar una tarde en familia, sobre todo porque todos los sábados, domingos y festivos, en horario de tarde, el zoo ofrece distintas actividades gratuitas. Pero no es sólo ésto. Justo al lado del zoo se encuentra un magnífico mirador sobre la ría de Vigo. Además hay varias mesas para sentarse y hacer un pequeño picnic.

Para llegar al zoo (Plaza de los Leones s/n, Madroa) hay que coger el autobús C9B.

A Guía

Imagen12Otro sitio que ofrece unas vistas espectaculares de Vigo y su Ría y con la Islas Cíes de fondo, es el monte de A guía. Antiguamente, las mujeres de los pescadores subían a este monte para hacer hogueras y así poder orientar a sus maridos de regreso al puerto. En la cima se encuentra una pequeña ermita  en honor a “Nosa Señora das Neves”.

Para poder acceder al monte de A Guía es recomendable ir en coche o en autobús urbano (línea 17).

El Parque de Castrelos

Es un sitio excelente para pasear, practicar un poco de deporte, leer un libro o lo que os apetezca. En el parque, en la zona central, está situado uno de los mejores auditorios al aire libre de España. Además encontraremos ahí el Pazo-Museo Quiñones de León, el museo que alberga el arte gallego realizado por artistas gallegos y  toda la documentación sobre la historia de la ciudad. Está rodeado de un entorno de excepción en el que sobresalen unos bellos jardines divididos en micro jardines, algunos de estilo francés y otros de estilo inglés, románticos e irregulares.

Bouzas-El paseo dos peixes

Imagen13Fue el corazón marinero de Vigo. Hoy es un lugar perfecto para dar un paseo o practicar deporte a orillas del mar. Y para eso se construyó el Paseo dos Peixes que es la prolongación del antiguo paseo marítimo. La parte nueva fue decorada con unas esculturas de bronce que representan las principales especies marinas de la zona. Es un paseo tranquilo y largo, alejado de los ruídos de la ciudad y con unas vistas espectaculares.

Además, cada domingo cerca del paseo se celebra un mercadillo donde podréis encontrar pan o empanadas frescas para calmar el apetito. Y si queréis gastaros algo más de dinero, no os faltarán las oportunidades ya que en el mercadillo hay de todo.

¿Cómo llegar a Bouzas? Lo más fácil es coger el C3 (Bouzas por T. Alonso) y bajar en la última parada. Luego cruzáis la calle (en frente tenés la iglesia) y camináis hasta llegar al principio del paseo marítimo (hay una playita pequeña ahí) y camináis, camináis, camináis, camináis hasta llegar al Paseo dos Peixes y camináis, camináis, camináis, camináis hasta el final. Y camináis, camináis la vuelta.

Imagen14Islas Cíes – “La mejor playa del mundo”

Este título fue concedido a la playa de Rodas por el periódico británico The Guardian en febrero de 2007. Pero para mí cada una de las playas de las Islas Cíes se merece este título. Y ésta, es la visita obligatoria para todo el que viene a Vigo en verano y Semana Santa si las condiciones meteorológicas son favorables  (ya que el resto de año permanece cerradas).  Sólo se pueden visitar en barco desde el puerto.

Las islas son la joya del Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia y se pueden explorar casi en su totalidad gracias a una excelente red de senderos. Una idea maravillosa pasa pasar un día entero en familia, tanto para los activos como para los amas de tomar el sol.

Bueno, ya os dejo en paz de verdad. Simplemente quería compartir con vosotros todo lo que me encanta en Vigo. Espero que la lectura no resultara demasiado larga ni aburrida. Ahora a visitar y disfrutar de vuestra estancia en Vigo.  ¡Deica logo!